Mi niño Mateo

Inici Foros General Mi niño Mateo

Viendo 9 entradas - de la 1 a la 9 (de un total de 9)
  • Autor
    Entradas
  • #331808
    Laura
    Miembro

    Hola me llamo Laura, y hace 3 meses y medio perdí a mi hijo Mateo. Tenía 34 días de vida, tiempo que pasó en la UCI de neonatos. Aún me cuesta mucho recordar lo que pasó el día que nació, sólo he podido hacerlo en varias sesiones con mi psicóloga, pero ha sido muy duro revivirlo. Creo que ese día mi alma y mi corazón se rompieron en mil pedazos, y aún hoy intento recomponerlos para recuperar algo de lo que fui.
    Mateo es mi segundo hijo, tengo una niña que se llama Candela, tiene 4 años, y es la luz de mi vida, la razón por la que sigo levantándome cada día. El embarazo de Mateo fue muy bueno, era un niño grande pero esperaba que el parto fuese mejor que el de su hermana, que fue una cesárea, después de ventosa y forceps fallidos. Esta vez quería intentarlo y conseguir parir a mi hijo. Pero fue como un puñetazo en la cara, pasé de creer que este sería mejor, a estar en quirófano y dejar de oir latir el corazón de mi hijo. Sentí un miedo que me heló la sangre. “No lo oigo” grité… Y todo fue muy rápido, hicieron una cesárea de urgencia, mientras yo estaba muerta de miedo, paralizada por el pánico, y finalmente medio inconsciente por la pérdida de sangre. “Rotura uterina” les oí decir, yo sabía lo que era eso, pero no tenía miedo por mi, sólo por mi hijo. Y yo no podía hacer nada por protegerlo. No quiero recordar lo que pasó y lo que sentí, no lloró, y yo sabía lo que eso significaba. Estuve un la UCI durante 24 horas, sin verlo, y sin la compañía de mi familia. Sólo recuerdo que estaba como en shock. No podía ser, mi hijo, yo lo esperaba con tanta seguridad, jamás por un momento pensé que pudiese pasarle nada. Era como algo irreal, aún hoy tengo esa sensación.
    El tiempo que vivió fue muy duro para nosotros, y no sé si para él. Quiero creer que no sufrió mucho, mi pobre bebé. Verlo allí, con el respirador, las sondas,… era tan doloroso. Oir los partes médicos tan desalentadores, cuando nosotros tratábamos de mantener la esperanza, de seguir luchando por él. Irnos cada día a casa sin él, sin saber cuánto tiempo iba a durar eso. En casa teníamos el carrito que había sido de su hermana esperando para ir a buscarlo, su ropita que aún sigue ahí, sus juguetes… Y su hermanita, que no entendía que estaba pasando.Los últimos días pudimos cogerlo en brazos, besarlo, acunarlo, cambiarle el pañal, bañarlo… Agradezco tanto esos momentos que pudimos compartir, los guardo como un tesoro en mi corazón.
    Ahora trato de seguir adelante con esta vida, a la que ahora no le encuentro sentido. Trato de aprender a tragar tanto dolor, y a vivir extrañándole a cada segundo. No hay momento en que no piense en él, no hay nada que no me lo recuerde. Imagino todo lo que haría si estuviese aquí, y que no hará. Siempre lo querré con toda mi alma.

    #331810
    Moyra
    Miembro

    Hola Laura,
    todas las historias de las mamás que pasan por aquí me estremecen el corazón pero hay algunas, como la tuya, que me transportan a momentos vividos con mi niño Alejandro, por su similitud, porque sé lo que viviste exactamente.
    Son tantas coincidencias. Mi hijo tambien era grande, macrosómico dice el informe pericial. En su embarazo, nadie me advirtió jamás de los riesgos de dar a luz a un bebé grande ni de las complicaciones que podría haber. Y jamas se me ocurrió que algo así podría pasarnos.
    Yo tambien vivi 19 intensos y dificiles dias en la UCI de neonatos. Fue como una pesadilla, pero son los unicos recuerdos que conservo de él y los tengo tan gastados que a veces creo que voy a olvidar su carita de tanto recordarla.
    Te entiendo Laura, y estoy a tu lado para lo que necesites. Desgraciadamente, a algunas personas nos toca vivir la partida de nuestros hijos tan pronto, tan repentinas, es muy duro.
    Yo soy de Madrid, si vives cerca, quizas podriamos vernos.
    Animo!!! Es un camino duro pero al final verás la luz.

    #331812
    Laura
    Miembro

    Hola Moyra, gracias por tu mensaje. Ojalá viviese más cerca, soy de Coruña, porque no sabes la falta que nos hace encontrar algo de apoyo. Esto es durísimo, y tengo la sensación de que nadie de mi entorno puede entenderlo. A veces no sé si es miedo o ignorancia, o que piensan que terminaremos por olvidarlo, pero la verdad es que no tenemos con quien compartir nuestro dolor por no tenerlo aquí.
    Ya había leído tu historia, y es cierto, me recordó mucho a la que yo viví. También pienso lo mismo, los días que vivió Mateo, a pesar de que fueron los más duros de vida, también fueron un regalo, porque pude estar con él, besarlo, hablarle, cantarle, incluso bañarlo… Y guardo esos momentos con él como un tesoro en mi corazón. Le hicimos fotos, que agradezco muchísimo tener. Sé que no es nada, comparado con todo lo que hemos perdido, unos días a cambio de una vida entera, pero es lo que tengo.
    Yo aún estoy empezando a vivir sin él, y me está costando muchísimo. Tengo una mezcla de sentimientos de ira, rabia, amargura, CULPA, muchísima culpa, tristeza, y AMOR…. que no sé gestionar. Sé que es pronto, a pesar de lo que digan los demás con su mejor intención. No estoy bien, ni puedo ni quiero estarlo. Aún no he tenido tiempo de asimilar lo que pasó. Sé que me entendéis. A cada momento mientras sigo con mi vida “normal” de repente me golpea un pensamiento, un recuerdo, o revivo algo de lo que pasó durante el parto, y soy consciente de nuevo de todo lo que viví y de lo que perdí. Es como si no pudiese creer que esté viviendo sin él. Me parece increíble que mi cuerpo siga funcionando sin tenerlo. Mi corazón debería haberse parado en el momento en que mi niño se fue, pues no es natural que pueda vivir con este dolor.
    Un abrazo. Gracias por escucharme.

    #331815
    Noelia
    Miembro

    Hola Laura,
    primero de todo, siento muchísimo que vuestro querido Mateo se fuera a las estrellas con los demáschiquitines.Cada vez que leo una historia nueva me enfado con la vida, y siento que ésta es muy injusta.
    Nosotros perdimos a nuestra niña hace 8 meses y medio. Aunque las circunstancias no fueron las mismas, pues en el parto ya sabiamos que había fallecido y no la pudimos conocer con vida,entiendo cada sentimiento que narras en tus palabras.
    Qué pena que por Galicia no haya ninguna entidad en la que encuentres soporte. Para mi “petits amb llum” es muy básico en la nueva vida sin mi nena. Conocer a otras familias “especiales” me ayuda.Me reconforta. Me tranquiliza. Me acompaña. Espero que el foro pueda ayudarte a compartir aquello que desees con todos nosotros. Al otro lado de la pantalla somos muchas familias con historias muy similares.
    Nosotros, con los meses hemos aprendido a vivir sin ella. Te acostumbras pese al dolor y la rabia…Aunque los inicios fueron muy muy duros, sobretodo por falta de la validación del duelo de las personas más cercanas. Es muy dificil hacernos comprender. Has de pasar por algo así para hacerte una idea, pero no estaría de más que la sociedad se esforzara un poquito en empatizar…
    Ahora, pasado un tiempo, han vuelto las risas a mi vida, las ilusiones y la esperanza. Soy distinta. Mejor, incluso diría… Sí, soy una versión mejorada de mi misma… jejejje. La pena es que sea como consecuencia de este tremendo palo que nos ha dado la vida.
    Confío en que con los meses, tú también te vayas encontrando mejor. Pasito a pasito.
    Un abrazo, mamá valiente!!!! Un besito, bebé-estrella!!!
    Noelia.

    #331817
    Laura
    Miembro

    Hola Noelia, gracias por tu mensaje. La verdad sí que echo mucho de menos una asociación como esta en mi zona, nos vendría muy bien encontrarnos con gente que nos comprenda, no sólo a través de internet. Pero, bueno, algo es algo, y menos mal que encontré sitios como éste para ayudarme cuando estaba totalmente perdida.
    Ahora mismo, lo que peor llevamos es la falta de apoyo en nuestro entorno, como tú dices. No sé si es que esperábamos demasiado pero a casi 4 meses de la pérdida de nuestro hijo, es decir, cuando a penas estamos intentando salir a flote después de la experiencia más destructiva que se puede pasar, no hemos visto ningún cambio importante en nadie. Es decir, excepto una amiga que tengo que está muy pendiente, llamando, y nos hace compañía siempre que puede, el resto de familia y amigos, a penas llama, no hacen planes para estar con nosotros, por supuesto no nos hablan de nuestro hijo, y la mayoría ni siquiera se interesa por saber como estamos. Muchos dirán que es por miedo, por no saber que decir, por no molestar…. No sé si los demás os habéis sentido así, pero yo siento que por encima de haber perdido a mi hijo, y con él la ilusión de vivir, he descubierto que la gente que me rodea es egoísta, ajena al dolor del prójimo, y que cada uno vive su vida sin pararse a pensar en los demás.
    Quizá estoy pidiendo demasiado? Es que nadie puede imaginar que estamos hundidos y que necesitamos manos que nos ayuden a mantenernos a flote?
    Es duro, sentirte enfadado y rabioso con el mundo. Quizá es el dolor de no tener a mi niño lo que me hace estar así, y odiar a todos y a todo. Si lo tuviese aquí conmigo, nada me importaría tanto, nada me haría tanto daño. Es su ausencia la que me desgarra el alma, y me convierte en un ser amargado.
    Un abrazo fuerte a todos.

    #331819
    Noelia
    Miembro

    Laura, guapa!!
    Entiendo tan bien lo que dices…
    Lo más duro de esta situación es, sin duda, que nuestros bebésno están físicamente con nosotros. Pero lo segundo más duro, para mí, es la incomprensión del entorno. Es cierto que las personas de mi alrededor me han sorprendido. La mayoría para mal. Pero por el contrario, la vida ha ido poniendo en mi camino gente maravillosa que respeta mi maternidad y me apoya incondicionalmente. Creo que en estos meses he conocido más personas increibles que en toda mi vida junta. Con eso me quedo. Quiero pensar que es un regalo de mi niña. Me ha abierto los ojos. Me ha ayudado a eliminar a personas que ahora me estorban y han dejado hueco para las nuevas.
    Con la familia es distinto, porque siempre serán tu familia… y son los que más duelen. He de decir, que conforme el dolor ha ido bajando de intensidad, mi familia se muestra más abierta y parece que ya “no les duele tanto” nombrar a Cora y estan más naturales con el tema. Pero sin duda es durísimo que renieguen de tí y de tu hij@.
    Es como contradictorio, porque uno cree que las personas más cercanas estarán contigo a las duras y a las maduras, como se suele decir. Pero a través de esta experiencia uno puede ver quien si y quien no. Duele, pero creo que más vale abrir los ojos y saber a quién le importas de verdad, que no estar toda la vida viviendo en compañía de personas que “no valen la pena”.
    Ya verás como poco a poco, como por arte de magia, irás conociendo personas increibles que complementarán tu vida y que te aceptarán tal y como eres.
    Es como si el camino acabara de empezar. Empieza con una travesía que parece imposible, pero quiero creer que acaba en un lugar paradisiaco.
    Un abrazo dulce.
    Noelia.

    #331827
    Jessica
    Miembro

    Hola Laura;
    Siento mucho la pérdida de MAteo. Leyendo tu pensaje he revivido mi propia cesarea de urgencia, el no sentir su corazón, el silencio al sacarlo, noe scucharlo llorar y temer a preguntar si estaba aún vivo…En mi caso, no sobrevivió. No pasamos pro el trago de estar en la UCI de neonatos pero entiendo tu tristeza y tu desesperación…Todas hemos pasado pro eso; sentir q la vida se acaba con la muerte de tu hijo, q ese vacio enorme nunca se llenará, q el dolor te rompe por dentro…
    Pero aunque no te lo creas, te repondrás, volverás a sentirte conectada con la vida e incluso a querer vovlerte a quedar embarazada. eS ceustión de tiempo y de que elabores un duelo sano.
    Nunca olvidaremso anuestros pequeños pero el recuerdo deja de ser doloroso un día para ser una razón para seguir luchando
    Un beso enorme

    #331829
    Moyra
    Miembro

    Hola,
    la verdad es que durante los primeros meses o incluso años, los recuerdos vuelven una y otra vez a tu mente, mientras trabajas, mientras comes, mientras caminas… y te castigas una y otra vez. Creo que es la manera que tiene la mente de elaborar y amasar el dolor, de encontrar una explicación o “respuesta” interna a cada recuerdo. La rabia acaba desapareciendo. Pero para mí lo más dificil fue superar la culpa, ya ves, cuando realmente solo tenía la “culpa” de haber luchado como una jabata para traer a mi hijo a la vida. Finalmente tuve que ir a una psicologa para que ayudara a sanar esos pensamientos negativos y torcidos que se habian enquistado en 2 años en mi mente, y que me hacían sentirme mal continuamente.
    La sensación de amargamamiento a veces vuelve cuando recuerdas lo sucedido, cuando hablas de lo ocurrido, y aun hoy hay dias en que estoy enfadada con la vida. Para mí la mejor curación a estar amargada ha sido tener a mi hija y cuando me siento mal, la beso y siento que tambien beso a su hermano.
    Yo me arrepiento mucho de no tener fotos de Alejandro. Intenté hacer una con el movil pero solo se veia cables y cristal y la borré. Ahora me arrepiento tanto. Podría haber hecho fotos de otro modo, de su mano, de su pie, de su cara, pero no sé. En esos momentos te sientes perdida y piensas que solo va a producir mas dolor, que quizas es morboso, que no es de buen gusto. Ahora sé que si pudiera le diría a todas las familias que pasasen por esta situacion que las hicieran o que pidieran a alguien que las hiciera y las vieran cuando estuviesen preparados.
    El aislamiento social es común en casi todos los casos. Yo sentí que tenía la peste. Habia gente en mi calle que se cruzaba de acera por no tener que preguntarme qué tal estaba. Una pareja de amigos jamás apareció en nuestras vidas de nuevo (impresentables). Despues ella perdió a un hermano en un accidente de moto (lo que es la vida. Lo lamenté profundamente). Otros desaparecieron y luego aparecieron de nuevo cuando volvi a estar embarazada, algunos me pidieron disculpas por no haber sabido actuar, pero los mas importantes estuvieron ahí. Y algunos que no esperaba. Nos llamaban incansablemente, intentaban hacernos salir de casa, nos obligaban a relacionarnos, y así…
    Ahora que tengo una hija y espero otra en camino, ya he sido aceptada de nuevo socialmente. Qué cosas!! Pero ahora sé quien merece la pena y quien no. Tambien sé distinguir quien quiso pero no supo entendernos. Es dificil, no creo que haya que ser demasiado severos con algunas personas. Ademas hay algunos familiares que sufren igual que nosotros.
    Recuerdo una pregunta maravillosa que me hizo una pareja de amigos cuando estaba en la UCI “¿a quien se parece?” y pude decirle “es identico a su padre y es precioso”. Ese momento me hizo sentir MAMA. No me hizo sentir dolor. Sentí alegría.
    Hay tanto que cambiar en esta sociedad.

    #331830
    Isabel
    Miembro

    Hola Laura,
    Antes de nada decirte que lo siento muchisimo, te entiendo perfectamente cuando dices q parece q no existio, yo me he llevado muchas decepciones con mi familia y la politica tambien, ni si quiera un como estas, a la semana de haber pasado preguntarme que porque estaba triste… mi propia madre, en fin, tambien tengo que decir que ha habido gente q no me lo esperaba y me ha sorprendido gratamente, solo puedo mandarte muchos animos, lo de sentirte culpable pues no se, yo me siento fatal, el viernes pasado recogi la autopsia (q por cierto ni siquiera mi familia aun sabiendolose ha interesado)y sali con un vacio como cuando paso todo, es como un robo, pense q con una explicacion me sentira mejor pero creo q ha sido peor todavia… imagino que cuando vayan pasando los meses empezaremos a tener ganas de volver a ser mamas y tambien iremos aprendiendo a vivir con esto que nos ha tocado, en fin un fuerte abrazo y lo dicho muchos animos guapa.

Viendo 9 entradas - de la 1 a la 9 (de un total de 9)
  • Debes estar registrado para responder a este debate.